sábado, 18 de septiembre de 2010

El Goa Trance y los últimos hippies


Toda música o movimiento cultural tiene una intrahistoria, unos héroes, unos villanos, unas raíces que voy a intentar desgranar aunque dado el caso no me sea nada fácil. Nunca estuve demasiado cerca de la cultura psy-trance aunque sí tuve ligeras aproximaciones en algún momento dado de mi temprana juventud. En mis primeros viajes a Inglaterra, a principios de los 90, entré en contacto con un pequeño grupo de hippies fuera de lo común. Mezclaban la típica cultura acid inglesa (look smiley, acidhouse, hedonismo, ropa ancha y drogas psicotrópicas) con una especial querencia por lo hippie que en esos momentos no pude contextualizar dentro de mi lógica. En España esto nos tocó más tarde, pasando a ser residual desde el primer momento. Se transformó en lo que se conoce como raves pero que poco o nada tenía que ver con la cultura del goa trance (ni tan solo con las raves originales). Nosotros tenemos esa extraña pasión por traducir en código binario algunos movimientos sociales de demostrada complejidad para adaptarlos a nuestra forma de entender la vida. 

El rock psicodélico y los primeros hippies


La provincia de Goa, en la India, es mundialmente conocida por sus playas paradisíacas y su gran clima durante los 365 días del año. Las temperaturas en invierno no bajan de los 20 grados y nunca superan los 30. Tiempo atrás llamada "la India portuguesa", fue lugar obligado de peregrinación de hippies de todo el mundo en los años 60, muchos de ellos huidos de la cálida California. Escuchaban música tendidos en las playas y embrutecidos por las drogas, mientras la población local trabajaba para subsistir. Dos mundos opuestos coexistían en una misma aldea. Sin embargo, esta dimensión -económica- fue ignorada por sus detractores, que estigmatizaban la atmósfera festiva de la ciudad por estimar que complacía a los turistas, pero corrompía al Gobierno y seducía a la juventud. Se trataba de una alarma moral con una dimensión poscolonial e intercultural. Alarma, porque se exageraban los efectos del trance. Moral, porque siempre tiene una connotación puritana y patriótica. Ello impidió admitir que muchos jóvenes de Goa disfrutaban de las fiestas —sin drogas (demasiado caras) y sin sexo (contrariamente a la idea generalizada en la región, las raves no eran orgías sexuales). Es más, numerosos jóvenes ricos de Bombay estaban descubriendo la Meca del rave en su propio país. Pasaban fines de semana y vacaciones disfrutando de esas fiestas, aunque se quitaban la indumentaria hippie al regresar a casa.

Hippies en Mapusa, 1964
Impregnado por una forma de vivir arremolinada en la espiritualidad, apoyada por los precios bajos de la zona y la accesibilidad climática antes citada, Goa Gil, un hippie norteamericano llegado a Goa durante el verano de 1969, descubre a los Sadhu en un estado hipnótico causado por las drogas y el yoga. Cuentan las hemerotecas que entonces, en Goa, sonaba rock psicodélico en las discotecas; Grateful Dead, The Doors, Led Zeppelin y toda la escena de la costa oeste norteamericana entraron con fuerza en todo el mundo, también allí.

La infiltración de los adinerados occidentales sumada a la espiritualidad de Goa era un cóctel potencial, no hay duda, pero no es hasta principios de los años 80, con la entrada masiva del techno americano y alemán - Kraftwerk, Afrika Bambataa- cuando Gil, Fred Disko y Laurent, los tres DJ's, arrancan las "Full Moon Parties", donde se acaba con la fusión que reinaba entonces en Goa (rock, reggae, funk). Se introducen elementos de la electrónica que se estila en occidente -Cabaret Voltaire, The Residents, Blancmange, etc- alternando conciertos y sesiones de DJ's ingleses de cierto renombre. Se está perfilando una nueva escena.

Goa Gil junto a Ariane en 1998



Los sadhu


Se empiezan a necesitar remezclas. Se hace necesario alargar las canciones y pensar en la pista. En 1985 ya se impone la electrónica de pista: Frankie Goes to Hollywood, Dead or Alive y Portion Control tocan en las playas para miles de hippies venidos de Europa, Estados Unidos e incluso Australia. KLF son el grupo de referencia entre todos ellos. Esto es lo que dijo Sven Vath en su primera visita (1986): "Uno de los primeros DJ's Goa, Laurent, se acercó y me dijo lo mucho que le gustaban mi primeras grabaciones de 16 bits. ¡Casi nadie conocía esos discos!"

Las Full Moon Parties

La temporada de fiestas en Goa solía empezar en noviembre y terminar en abril, justo antes de que las lluvias monzónicas hicieran acto de presencia. La música solo podía sonar hasta las diez de la noche aunque eso pocas veces se cumplía. Cuando había atisbo policial en el horizonte se solucionaba con bankeesh para dejarlo todo en su sitio original: la fiesta. Del dinero se encargaban los organizadores e incluso a veces los mismos bailarines pasando la gorra en medio del caos y el polvo. No había problema alguno. Otras situaciones se solucionaban con unas pocas latas de cerveza.

Full Moon Party en Poona (1994)


Encontrar las fiestas clandestinas tampoco era aparentemente nada difícil; bastaba con acercarse a los bares de moda al lado de las playas, el Shore Bar en South Anjuna -la llamada playa del LSD- el Nine Bar en Vagator Beach, seguir los rumores o dar con un flyer. Un sistema muy parecido al que funcionaba en Inglaterra durante el verano del amor antes de la tristemente famosa Criminal Justice Bill. Leer el flyer, seguir las indicaciones y cubrirse bien las espaldas no sea que te sigan intrusos. Contrariamente a otros géneros de dancemusic, en el goa trance nunca se dio mucha importancia al mixing; hay parones provocados por el gentío, momentos de chill e incluso pausas para ver la puesta y salida del sol. También había numerosos problemas derivados de las polvaredas que se levantaban. Muchos aparatos no aguantaban ni 48 horas expuestos al calor, la humedad y la arena de la playa.

El colapso

A finales de los 80 el número de asistentes a las Full Moon Parties no sobrepasa nunca las 200-250 personas. Durante 1990 y sobretodo 1991 se llegan a albergar en algunas fiestas a 2000 personas, ya venidas de destinos exóticos como Israel o Japón, en algunas fiestas y la policía no puede hacer la vista gorda y empiezan las detenciones. En 1991 el escándalo crece exponencialmente al aumento de visitantes y la policía se ve obligada a intervenir. Todo eso junto a la migración de los clubbers, primero a Ibiza, posteriormente a Aiya Napa, y el deterioramiento de los mismos turistas -cada vez menos espirituales- ensuciando la imagen de las fiestas y la del entorno, cada vez más degradado. Las declaraciones de Goa Gil en respecto al tema son claras: "Vinimos hace mucho tiempo para disfrutar de estas playas desiertas. Era parecido al fin del mundo. Ahora el fin del mundo parece estar a la vuelta de la esquina".

Políticamente, la situación se volvió muy delicada. No se trataba de unos pocos inadaptados bailando en una playa desierta más, sino de Goa reportado como un refugio de drogatas en todo el mundo. Los telediarios se hacían eco en Europa también. En una carta dirigida en 1990 al primer ministro indio Rajiv Gandhi, un grupo de activistas de Goa afirmaban: “En los últimos diez años, hippies y mochileros de la misma calaña se han instalado aquí... Viven en nuestro territorio sin visas ni pasaportes…Se tumban desnudos en nuestras playas y practican y propagan el amor libre. Las drogas son parte integrante de su manera despreocupada de vivir. Son parásitos que prosperan chupando la savia vital de nuestra nación, de nuestra juventud.”

Las redadas policiales durante las fiestas se hicieron más y más frecuentes. Las autoridades eran sometidas a la creciente presión de los ambientalistas, ya que, según ellos, se causó graves daños a las playas de Goa y bosques tropicales de la zona. Los grupos ecologistas comenzaron a cabildear en contra de la contaminación acústica, consideraban que la música a todo volumen era una amenaza pública. Su deseo fue concedido finalmente en 1992, cuando un tribunal indio prohibió cualquier música al aire libre de más de 45 decibelios.

La música

A principios de los 90, los freaks del ácido regresaron a Europa, Japón y Australia, dispuestos a producir música hecha específicamente para las fiestas goa. Se volvería a la India al poco tiempo con las bolsas llenas de archivos DAT para ver el efecto de la música entre las multitudes en su ecosistema original. Raja Ram, figura clave de la escena, recuerda: "En ese tiempo, podía entrar en una tienda de discos, era imposible adquirir esta música. No existía. Así que al año siguiente (1989), me traje toda la música que pude y terminamos haciendo creo que 60 pistas para The Infinity Project". Nadie se pone de acuerdo en cual fue el primer hit del goa trance, aunque se coincide en que quizá el punto de partida fue un grupo de lo más especial: se trata de The KLF y su What Time Is Love, que incluía la etiqueta en el frontal de la portada "Pure Trance Version", maxi lanzado en octubre de 1988. Sin embargo, más allá de esa anécdota, existe un fuerte vínculo entre The KLF y el goa trance: en los años 80, tres protagonistas principales de la próxima escena psy estaban muy cerca de Jimmy Cauty, 50% de The KLF junto a Bill Drummond.

En primer lugar Martin Glover, el bajista de Killing Joke, antes de participar en The Orb, quien fundó el uno de los sellos estandartes de la escena, Dragonfly RecordsEl segundo era Ben Watkins, fundador de Juno Reactor, gran experimentador en el terreno de la música electrónica de raíces étnicas desde mediados de los 80. Asociado con Johann Bley, fue el autor del primer hit goa trance en las listas del Reino Unido en 1992: Selva Alta.Participó con Stephane Holweck, también miembro de Brilliant y futuro miembro de Total Eclipse, en numerosos proyectos ambient, como Electrotete





Ya por último, otro mochilero que había pasado algún tiempo en la India: Joie Hinton, personaje clave en la formación de Ozric Tentacles en 1982. Su música era una sutil mezcla de sonidos futuristas y furiosas guitarras loopeadas, haciendo uso de todo tipo de sampleados traídos de la India.

 
Astral Projection: el auténtico goa trance.


En 1994 entra en vigor la Criminal Justice Bill en todo el Reino Unido, lo que implica -entre otras cosas- que las fiestas al aire libre quedan prohibidas sin un permiso especial. Se intenta de alguna manera trasladar el espíritu de las raves a los clubes y aparecen los primeros dedicados en exclusiva a ese tipo de fiestas. Entre 1996 y 1997, el movimiento goa alcanza su punto álgido: los medios de comunicación habían dado cuenta del fenómeno y al poco tiempo empieza la caza de brujas. Mientras, por allí pasaba el abajo firmante. 

Recuerdo mi primera fiesta goa (he estado en dos) como si hubiera ocurrido esta misma mañana. Fue durante el invierno de 1996 en The Fridge, un club del sur de Londres, Brixton, muy conocido durante esos años. Por una entrada simbólica tenías acceso a un mundo de colores y sensaciones difícil de igualar. Te embadurnaban con pinturas de guerra fluorescentes, al estilo de la portada de Low End Theory (A Tribe Called Quest), que resplandecían bajo los focos. Los bailarines exageraban movimientos al compás del DJ, las luces bajaban de intensidad conforme avanzaba la noche y el atrezzo era cada vez más colorido. A mitad de noche empieza el espectáculo "real"; se apagan por completo las luces y aparece un trenecito con cabeza de dragón Chino con decenas de personas debajo en pleno éxtasis tras el cual, se ilumina el escenario para dar paso a los trapecistas y traga fuegos; no, no estamos en el circo.

Puede que la cultura goa sea insignificante en comparación a muchas que nos rodean, pero durante algunos años tuvo sus adeptos, sus fieles seguidores que, bajo el paraguas espiritual y musical, tomaron las riendas de sus vidas e intentaron funcionar de otra manera.


Lecturas paralelas
El psytrance y la espiritualidad
Los hippies de Anjuna
¿Siguen los hippies en Goa?


Descargas
Documental con subtítulos en español Last Hippie Standing (2002). También está disponible en Youtube


5 comentarios:

  1. increible entrada!
    :-)
    sabes que yo curre unos años en Mass, en la iglesia delante del Fridge, por 99, 2000, 2001 intermitentemente...
    Muchas veces hibamos al fridge despues de currar, al bar que habrian a las 7 de la mañana en el local de al lado para que los que querian seguir la fiesta se quedasen ahi hasta que volviesen a abrir la discoteca...
    viendo lo que vi ahi, nunca tuve ganas de entrar en el espacio principal!!
    jejejeje..... gracias por la descripcion detallada
    :-D

    ResponderEliminar
  2. jajaja! Qué fuerte!

    Yo también iba al Fridge Bar a tomar la primera y a veces a la salida del hermano mayor, se concentraba mucha gente con ganas de jaleo.

    el mass, imagino que te refieres a esto, no?

    http://www.mass-club.com/

    ResponderEliminar
  3. ese mismo!
    :-)

    muy fuerte algunas de las fiestas que vi alli... valve soundsystem en el 2001 con dillinja y mas peña, las torture gardens con todos los freaks sadomasoquistas, metalheadfs, uk garage en pleno apogeo con sus peleas y pistolas a la salida....
    descontrol, pero nos lo pasabamos muy bien
    :-)

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias por la info! Alucinante post!

    Saludos desde Mexico

    ResponderEliminar
  5. hola que tal llevo meses buscando este documental subtitulado en español, por fin encontre su página pero el enlace esta roto, lo podrían subir de nuevo, se los agradecería mucho. Vibra.

    ResponderEliminar