viernes, 30 de marzo de 2012

Boiler Room: el futuro ya llegó


Se nos llena la boca muchas veces con la palabra "futuro". Yo el primero. Primero renegué de Spotify, al que muchos tildaron de el fin de muchas cosas y el principio de muchas otras. Lo cierto es que pasan los meses y la gran mayoría de sellos que me gustan del pop o la electrónica siguen sin estar en la plataforma del círculo de color verde, pero ese es otro tema. Hoy hemos venido a hablar de Boiler Room, el "programa" que está en boca de todos últimamente. Boiler Room, aparte de una lamentable peli de tortazos con Vin Diesel rozando el ridículo, es un show que se retransmite via streaming por internet y que, en su mayoría, focaliza su atención en la música electrónica.


DJ Shadow en BR (dic. 2011)

Aunque el centro de operaciones está en Dalston, Londres, BR emite la mayor parte de veces desde emplazamientos secretos. Hace unos meses los tuvimos retransmitiendo desde el Matadero madrileño un par de shows de la Red Bull Music Academy. Algunos de esos momentos fueron memorables. Tan memorables que cuando en diciembre me pidieron la lista de mejores conciertos del año estuve a punto de incluir ese de Mathew Johnson. Al final no lo hice. No sé si los responsables lo hubieran aceptado.

En un momento de especial estancamiento de la música en directo, con la crisis económica azotando nuestros bolsillos y la crisis musical -incluídos autores y escritores- percutando en nuestras cabezas, algunos promotores ven incapacidades logísticas cada vez que se quiere acercar artistas al público. En España, este factor es multiplicante. En un país donde el hip-hop parece relegado a la parrilla del underground, estamos condenados a ver directos en festivales pagando la consiguiente clausula de rescisión -normalmente entre los 150 y 200 euros- para acabar entregando la llave con grupos indies que nos interesan poco o nada. Pasa casi lo mismo con las sonoridades más inglesas: dubstep, bass o UK Funky están de adorno en las programaciones de festivales y clubs que de norte a sur pueblan nuestro cada vez más retromaníaco panorama musical. Boiler da cabida a propuestas arriesgadas e innovadoras y nos deja la ventana abierta para que nuestras noches solitarias delante del ordenador o nuestros guateques en casa tengan un perfecto acompañamiento sonoro. En directo o en diferido (aquí están los 250 podcasts para que los echufes cuando te parezca), Boiler sigue llenando de música nuestras habitaciones y provocando que nos saltemos al intermediario que nos quiere encasquetar una entrada y ya de paso unas cuantas marcas; creo que es justo mencionar que BR opera sin publicidad.

Boiler Room funciona como una extensión de las radios piratas inglesas, donde de verdad se ha partido el bakalao estos últimos años y de donde han salido tantas y tantos bedroom producers. No es exagerado pues llamarle "el futuro de las retransmisiones musicales" (Gilles Peterson) o "el mayor acontecimiento nocturno del 2011" (Time Out).



martes, 27 de marzo de 2012

Catalepsia @ TOM02 - Siroco 24/03/2012


Si no estuviste el sábado en Siroco tienes la oportunidad de descargarte las algo más de dos horas que el francés Jerome Bazzanella aka Catalepsia despachó como cierre tras las sesiones de Alvaro Cabana y Marc Piñol.



Gracias a todos los asistentes. Volvemos el 12 de mayo, también sábado.

miércoles, 21 de marzo de 2012

Docu: Belgian House Music (1992)


El new beat fue un género que arrasó en Bélgica entre 1987 y finales de 1989-principios de 1990. El tono ácido y de beat lento, nunca más allá de los 115 BPM, y ese tono sexual, provocador y a la vez inocente, fueron algunas de sus características principales. Te lo contamos en uno de los primeros posts del blog. La cantidad de producciones, sellos y clubs que florecieron en el país fueron desbordando al género, que sucumbió pasto de su fiereza mediado el año 1990, dando paso a la rave, el hardcore y el Frankfurt Beat unos años más allá. Este documental con fecha de 1992 (en holandés, disculpen) repasa algunos de los momentos claves, haciendo hincapié en el paso del NB al house más tradicional.





martes, 13 de marzo de 2012

Podcast TOM 08: Catalepsia


A pesar de estar inédito todavía por tierras españolas, Jerome Bazzanella lleva metido en la música electrónica desde los primeros días de las raves en Francia, con el tecno pegando fuerte y expandiendo sus virtudes por media Europa. Además de en su país natal, Jerome empezó organizando fiestas en Suiza y Alemania. Como buen treintañero, Jerome tiene también profundas raíces en el pospunk, el sonido de Manchester y el house de Chicago.

Desde Londres y junto a los inefables Franz Kirmann y Professor Loud, opera sus propias plataformas editoriales, Métis Recordings y el pujante sello Days Of Being Wild, fundado en 2010 y que cuenta en su haber con siete impecables referencias de oscuro tecno que se planta al lado de los postulados editoriales de otros sellos franceses.


Uno de sus últimos maxis (Task Cards) ha recibido el apoyo de ilustres como el crítico Philip Sherburne o los músicos y DJ's Hugo Capablanca, Mugwump, Alex Egan, Remain, Cosmonauts o Seth Troxler, así que es un honor para este blog que el primer podcast internacional venga de las manos de Catalepsia. Para verle en directo deberás pasarte por la fiesta que estamos preparando el próximo sábado 24 en Siroco, la cuna de la música electrónica underground de la capital que cuenta con la gente de Holy Dubs y Post Club programando mensualmente en sus filas. Un lugar acogedor y con un soundsystem adecuado con el que dar salida a muchos de los sonidos que la electrónica demanda y que por desgracia la ciudad de Madrid carece. Además contaremos con Marc Piñol y Álvaro Cabana la misma noche.

Apúntate a la fiesta en el evento de facebook. Solo son 10 euros toda la velada.

El podcast es ni más ni menos lo que Jerome está pinchando actualmente: house de texturas pantanosas, tecno de bajos gruesos y densidades impenetrables que busca desmarcarse de las tendencias imperantes en los clubes. Prescucha y descarga aquí mismo.