lunes, 9 de julio de 2012

Humor escandinavo


En general, Finlandia es un país con una evidente alergia a las guitarras, especialmente aquellas que no pertenecen a su tradición. No me he topado con ellas en ninguno de los bares y clubes que hasta la fecha he frecuentado. Me alegra su desapego a los sonidos británicos. Es una cosa de la cual en España todavía no hemos aprendido a deshacernos, especialmente ahora, cuando lo retro del tema me enjuaga un tronchante paralelismo con el remember valenciano. Prueba de ello es Basso Radio, emisora independiente establecida en Helsinki en la onda de XFM (independiente, firmas propias, seria), donde, a diferencia de la inglesa, soul, bassmusic, house, funk o africanismos varios comparten mantel sin que una sola voz blanca pueda toser el cogote de los presentadores. El caso es que, dejando aparte el sonido y su procedencia, una de las constantes con las que me encuentro en este país es la facilidad para la parodia con la que sus gentes están dotadas. Desde la noche de San Juan lo vi claro: cd's de versiones de clásicos del pop, rock o el folk en suomi en la noche más corta del año. La gente bailaba a la vez que te guiñaba un ojo. Yo no entendía nada. He seleccionado un par de parodias de clásicos del pop moderno para que vds. mismo juzguen. A continuación algún descubrimiento, que también los ha habido.

Mies & Elämä - Turussa
Dicen las malas lenguas que "Elämä" fue compuesta por Jori Hulkkonen en 2010 para el festival Turku Modern. Se tocó en directo por primera y última vez durante el fin de semana del festival. Desde que llegué a la ciudad he tropezado con ella dos veces en clubes. Parece ser un hit, muy a pesar del tono guasón de la letra. El estribillo sustituye el clásico "In a West End Town a Dead End World, The East End Boys and West End Girls" por un teen "Los chicos van borrachos en Helsinki, porque todas las chicas guapas están en Turku." El resto de la letra tampoco tiene desperdicio.




Markus & Kristian: Hän malli on
Poco sé del dúo Markus & Kristian. Su único 7", este split, se cotiza a precio de diamante. Aquí a esto lo llaman "Kone musikki."


Por otro lado, y siguiendo con el humor, ayer tuve la oportunidad de conocer en un restaurante italiano de Turku a Stig, un rapero finlandés de 2 metros que conjuga el cachondeo de Weird Al Yankovic con beats hip-hop, canción folk y una actitud muchas veces temeraria. Stig estaba en Turku porque había tocado el día anterior en el Ruis Rock, el festival más longevo de Escandinavia (42 ediciones le avalan). Esta es la música de Stig.




De todos mis recientes descubrimientos, el que se lleva la palma es Jaakko Eino Kalevi, un todavía veinteañero músico de Helsinki que tanto te hace un disco de pop como de postpunk cacharrista, de technopop o se arrima de forma descarada al sci-fi. De entre todo lo que he podido escuchar, estas tres canciones me han llamado la atención. Mire como se mire, "I Wanna Win", la del final del lote, es un hit como la copa de un pino.








Para finalizar, les dejaré con lo que parece ser el hit del verano en este país. Boogie funk que pasaría por norteamericano si no fuera por el finés que exhibe el chavalín Karri Koira.