viernes, 17 de junio de 2011

Shangaan Electro @ CA2M, Móstoles


Hay algunos rincones en nuestra despoblada geografía cultural que bien merecerían considerarse de culto.  Ambiente cercano, trato humano y propuestas -con o sin subvención- arriesgadas. Uno de estos espacios que se ha ganado a pulso la etiqueta de imprescindible es el CA2M de Móstoles, donde lo atípico se transforma en algo natural con suma facilidad mientras, por un mísero euro, te tomas una cerveza con la luna como telón de fondo. Dos años atrás, la actuación del cantante sirio Omar Souleyman, desató comentarios eufóricos sobre su música, su contextualización y la facilidad con la que en una sala perdemos muchos detalles de vista.

Esto viene a cuenta del concierto que la troupe de Shangaan Electro dio anoche en Móstoles. Decir que fue muy bueno sería ocultar la realidad, ya que hubo algunos problemas con el sonido y se notaba en sobremanera que el show está todavía en pañales (este fue el primer concierto fuera de Sudáfrica), sin embargo, algunos de los momentos del espectáculo toman una fuerza inusitada por el magnífico enclave en el que estábamos y las facilidades para absorberlo de forma natural que el espacio garantiza: poder invadir un escenario amistosamente con la complicidad de músicos, organizadores, personal del museo o guardias de seguridad (estaban todos bailando alrededor del escenario como posesos), está al alcance de muy pocos eventos -festivales aparte, claro- en la geografía española. Tampoco es habitual ver a familias enteras disfrutar de un espectáculo fuera de los canales tradicionales o la sensación de integración cultural que instantáneamente  produce el ver a africanos, árabes o sudamericanos saltándose la barrera que supone el precio de una entrada para muchos inmigrantes en este país. A continuación os dejo con algunos vídeos del concierto que tomé desde primera-segunda fila. Hoy, desde luego, prefiero no entrar en valoraciones musicales: los abrazos entre parte del público y los Tshetsha Boys en el tercer vídeo son una prueba más que gráfica de lo ocurrido.






Todo mi respeto también para gente como Jose de Net28, que año tras año apuesta por artistas fuera de lo común para acercarnos a muchos música hecha para unos pocos.



0 comentarios:

Publicar un comentario