lunes, 7 de febrero de 2011

Entrevista: Mark Pistel y 'Blue Songs' de Hercules & Love Affair



Pistel fue una piedra angular en aquello que a comienzos de los 1990s se llamó hip hop industrial; una corriente protagonizada por bandas como Consolidated, Disposable Heroes of Hiphoprisy o Meat Beat Manifesto que recopiló críticas muy positivas pero al que la mayoría de los b-boys dio la espalda por aquellos años. Un soplo de aire fresco que buscó nuevas sonoridades y una actitud comprometida con la mierda de sociedad en la que vivíamos -y seguímos viviendo-.

Casi 15 años después de aquello, voy un día a un concierto que creía que no me iba a interesar, Hercules & Love Affair, y al enumerar a su recién remozada formación pronuncian el nombre de Pistel. Escucho su toque en unas secuencias de aroma analógico y salta a mi memoria lo del hip hop industrial; a una manera distinta de hacer música, de exprimir las técnicas de grabación y el uso de la electrónica de una manera creativa, bailable y tan poderosa como las siempre alabas producciones de The Bomb Squad.

El siguiente paso fue ponerse en contacto con este alquimista del estudio de grabación y repasar su carrera desde lo que anda haciendo ahora mismo hasta aquello que le dio a conocer en el pasado. Una interesante charla centrada en la parte musical con un personaje que varias veces a lo largo de su carrera ha sabido estar en el sitio adecuado y en el momento exacto. La mejor manera de conocer sus muchos méritos es leer esta entrevista que, más extensa, puedes leer en el número 36 de la revista Enlace Funk.

Ha sido toda una sorpresa verte en directo como parte de Hercules & Love Affair; ha habido un gran cambio en el sonido del proyecto, ahora la música es más oscura, con más riqueza y profundidad. ¿cómo te pusiste en contacto con ellos y cual ha sido tu contribución a este nuevo sonido?

Me encontré con Andy Butler hace poco más de dos años, en un punto en el que él todavía andaba de gira con la primera versión de Hercules… me comentó que quería cambiar el sonido del grupo hacia algo más cercano al techno/house con un toque de electrónica analógica. Me preguntó si podía ayudarle, así que yo diseñé su actual equipo para los conciertos de una manera en la que pudiera integrar sintetizadores analógicos vintage y adosarlos a cajas de ritmos, ordenadores y efectos; teniendo la posibilidad de mantenerlos como algo muy ‘en directo’ gracias a poder cambiar los arreglos y los sonidos al vuelo.

El set actual de Hercules es muy parecido al equipo de los más recientes directos de Meat Beat Manifesto. Muestra un sonido más oscuro y dub con bajos analógicos más pronunciados y delays a veces.

Algunas de las canciones de ‘Blue Songs’ fueron grabadas en tu estudio, Room 5. ¿Qué más nos puedes contar de tu estudio de grabación? ¿Cuando comenzaste con él? ¿Nos podrías narrar su historia?

Sí, hicimos la mayor parte de la pre producción de Blue Songs y una parte de la producción en mi estudio. Adquirí la mayor parte de su equipo a mediados de los 1990s cuando Consolidated consiguió dinero gracias a nuestro primer contrato con un sello grande. Compré todo, básicamente para hacer futuros discos de Consolidated, pero la banda se disolvió poco después, así que guardé el equipo y he estado usando el estudio desde entonces para la mayoría de mis propias producciones y trabajos de mezcla  He mantenido casi todo, añadiendo un Pro Tools HD, pero la mayor parte del sonido viene de los pre amplificadores analógicos vintage que compré en los noventas. También he ido recopilando para el estudio unos pocos sintetizadores analógicos
Pistel durante un concierto de Hercules & Love Affair en Monterrey, México (verano 2010)
Tu música desde los noventas ha tenido siempre un sonido especial derivado de esa tecnología analógica. Se puede escuchar en los primeros trabajos de Consolidated pero también en esta gira junto a Hercules. Supongo que tendrás unas cuantas de esas máquinas antiguas en el estudio y habrás pasado bastante tiempo experimentando cosas con ellas. ¿Puedes elegir tres y contarnos cómo las has usado en tus discos?

Sí, te comenté antes que me encanta el equipo analógico, ¡es difícil elegir solo tres! Una de mis favoritas es mi Arp 2600, es un sintetizador semi modular de principios de los 1970s. Tiene inputs y outputs en cada uno de sus módulos. Uno de mis trucos favoritos es elegir una muestra de un sonido grabado ya existente y pasarlo por el filtro del Arp, modulando el filtro de diferentes formas. Otro favorito es el minimoog, los sintetizadores de los ordenadores nunca suenan como estos. Para Hercules he usado muchos Roland SH101 y Juno 106.

Retrocediendo en el tiempo, queremos hacerte algunas preguntas sobre los años de Consolidated. En aquellos tiempos, para algunos -entre los que me incluyo- parecía la evolución natural de Public Enemy y su equipo de productores, The Bomb Squad. Por un lado la reivindicación social de sus letras –temas que quince años después aún tienen vigencia- y en el otro esos sonidos explosivos y crudos que eran totalmente bailables. Mi primera pregunta es sobre tu papel en el grupo, ¿participabas en las letras o solo en la música?

Yo estaba involucrado fundamentalmente en hacer la música. Las letras eran principalmente de Adam Sherburne. Estábamos muy influenciados por Public Enemy tanto musicalmente como políticamente. Aunque empezamos haciendo nuestro sonido y reclamaciones en las letras antes de que hubiéramos escuchado a PE, una vez que lo hicimos fue como, ¡maldición, ellos están haciendo lo que intentamos hacer nosotros pero mejor!


La segunda pregunta es sobre la parte musical. Dije el nombre de Bomb Squad, es erróneo usar para describir vuestra música algo parecido a ‘unos Bomb Squad analógicos’? ¿Cómo llegaste a esos beats industriales y futuristas?

Sí, pienso que es bastante correcto y una buena descripción pero creo que la diferencia radica en que todos los miembros de Consolidated empezaron como músicos de rock; todos crecimos tocando guitarras, bajos y baterías. No comenzamos como DJ’s. Empezamos a experimentar con los samplers después y sampleábamos muchas partes que habíamos tocado previamente, además de usar sonidos que íbamos encontrando y pillando cosas de discos. Estábamos influenciados por bandas como Cabaret Voltaire, On U Sound o Test Dept tanto como lo estábamos de Public Enemy.

Publicasteis un montón de grabaciones –EPs y álbumes-, pero en 1994 parasteis después del LP “Bussiness of Punishment”. ¿Qué pasó? Regresasteis en 1998 con “Dropped” que produjo Sherburne pero la música cambió a un sonido más acústico…

Bueno… B.O.P fue nuestro debú en una major. Una vez que tuvimos gente dándonos dinero y tratando de influirnos y decirnos qué tipo de disco debíamos hacer fue devastador para la química del grupo. Consolidated nunca había ido detrás de ningún tipo de éxito comercial, por lo tanto acabamos implosionando. “Dropped” fueron los restos de lo que iba a haber sido nuestro segundo lanzamiento para una major. Adam, rebelándose contra las presiones del sello, fue atrás hacia sus raíces y empezó a escribir material que a mi me sonaba a blues rock. Yo me harté de todo y empecé a trabajar en mi primer disco en solitario dejando a Adam solo a cargo de la dirección musical en “Dropped”.

A principios de los 1990s también tuviste bastante repercusión con tu trabajo en “Hipocrisy is the Greatest Luxury”. He leído que anduviste involucrado desde los primeros pasos en este disco. Michael Franti y Rono Tse venían de los Beatnigs pero tu tenías un background diferente. ¿Qué recuerdas de aquellos tiempos en los que trabajaste con ellos?

Consolidated llevaba funcionando un par de años cuando los Beatnigs se separaron. Nosotros y ellos siempre fuimos cercanos y hasta compartimos local de ensayo. Como yo era el productor y sampleador de Consolidated, Michael vino a preguntarme si yo podía ayudarle con un material que él andaba juntando. Michael y yo escribimos juntos la mayoría de los temas en el dormitorio del apartamento que yo tenía entonces. Después llevamos el proyecto a los Russian Hill Studios en San Francisco para el primer EP y después a los Razor’s Edge de la misma ciudad para grabar el álbum. Hice lo de Disposable Heroes al mismo tiempo que andábamos haciendo el “Friendly Fascism”. Eran cuatro días de la semana en un proyecto y los tres restantes en el otro.. fue un periodo muy productivo.

Tras la disolución de Consolidated, empezaste a trabajar con los Meat Beat Manifesto de Jack Dangers. Más o menos, tu has trabajado con los pioneros de aquello que se llamó hip hop industrial. Con MBM en el estudio y también en directo. ¿Qué cosas has aprendido de Dangers?

Jack es todavía uno de mis amigos más cercanos. Empezamos a trabajar en 1989, cuando “Friendly Fascism”. Nos encontramos con MBM varias veces al coincidir en  conciertos y fuimos construyendo una amistad. A todos nos encantaba la manera en que sonaba “Storm The Studio” –primera grabación de Meat Beat Manifesto, N d T- y le pedimos a Jack que viniera a mezclar “Friendly Fascism” con nosotros. Trabajar con Jack acabó siendo parte de nuestro proceso  de mezcla, participó en “Friendly Fascism”, “Play More Music” y “Business of Punishment”. También recluté a Jack para ayudar en las mezclas de “Hypocrisy’s the Greatest Luxury”. Tiene una habilidad para unir sonidos como nadie que yo haya conocido. Afortunadamente, algunas de sus habilidades para mezclar se me han contagiado con el paso de los años.



También has seguido tocando con él en la gira que MBM ofrecieron en 2008. ¿Fue algo más complicado por culpa de la enfermedad de Dangers?

Sí, llevo tocando en vivo con MBM en cada gira que han hecho desde 1998. Jack tuvo que reducir un poco la escala de todo debido a problemas de salud. Tiene un tipo de artritis reumatoide paralizante que lo ha mantenido fuera de los conciertos durante un par de años. Desde entonces ha encontrado algunos nuevos medicamentos que le están sentando bastante bien, así que está mucho mejor de salud ahora.

¿Has intentado hacer otro álbum en solitario después de tu debú de 1997? ¿Qué nos puedes contra sobre este tema?

Comencé mi primer álbum en solitario en 1996, cuando Consolidated se disolvió y lo lanzaron en 1997. Hacer ese disco fue una buena experiencia para mi en aquel momento, permitiéndome explorar algunos territorios musicales que no podía alcanzar junto a Consolidated por varias razones. El primer disco tuvo bastante éxito aunque nunca vi. ni un centavo de él. El tipo responsable del sello con el que trabajé –cuyo nombre no voy a mencionar-, se hizo adicto a la heroína y arruinó a la disquera llevándose hasta la última cantidad de dinero que había en él. Hice un segundo álbum a finales de 2000. Empecé a trabajar con un pequeño sello suizo pero meses después de mi lanzamiento quebraron, así que me quedé sin posibilidades de promocional el disco en Europa. Estaba a punto de firmar un contrato de distribución en EE UU cuando ocurrieron los atentados del 11 de septiembre. Todos se asustaron y cualquier plan que hubo para el disco terminó en la cuneta.

También has hecho unas cuantas remezclas. La mayoría de bandas contemporáneas con cierta estética similar –Young Gods, Grotus o hasta los Therapy!-, también proyectos de los ochentas –A Flock of Seagulls, Missing Persons- y gente de muy diversas direcciones musicales como los Titán mexicanos o Grace Jones. ¿Trabajas de la misma manera dando igual quién es el artista detrás del tema original?

Sí, he hecho muchas remezclas y producciones a lo largo de los años. Trabajé a principios de los noventas en un álbum para Grace Jones, quien recientemente había sido fichada de nuevo para Island Records por Chris Blackwell. Después del éxito entre la crítica de los Disposable, los colegas de Island pensaron que sería cool juntar a un joven con buenas referencias como yo con Grace para ayudarla a conseguir un sonido más contemporáneo. El proyecto terminó en un EP que creo que desde entonces ha quedado descatalogado -“Sex Drive” N d T-. También produje algunas canciones para Grotus; era compañero de piso de Lars y Adam Grotus. Fueron fichados por London Records a la vez que nosotros y tenía sentido en aquellos días. Normalmente me suelo aproximar a estos trabajos de remezcla con la pregunta: ¿Para qué se va a remezclar esto? Entonces, si la respuesta es para la pista de baile, para la sala de chill out, para la radio o para lo que sea, intento ser sensible con esa necesidad cuando ando construyendo el remix.


Quiero preguntarte sobre el presente y el futuro más cercano. ¿Te da el tiempo para algo más que dar conciertos con Hercules & Love Affair?

Hercules me está ocupando mucho tiempo ahora mismo. Disfruto mucho tocando y trabajando para el grupo. Me da una oportunidad para dibujar mis influencias de la música de baile de principios de los ochenta y a la vez hacer algo nuevo. Además, la química en este proyecto es algo bastante único y especial. El nuevo álbum –“Blue Songs”- que he ayudado a producir tiene previsto su lanzamiento en enero de 2011. También tengo algo de material nuevo propio  que saldrá a principios del próximo año. Recientemente he estado trabajando en cosas colaborando con un par de miembros de Hercules a la vez que con viejos amigos como Ben Stokes y Jack Dangers.

En estos conciertos, hay un homenaje latente al deep house –¿o quizás debería decir al buen house de los inicios?- De alguna manera, viendo la música que hiciste en el pasado, es una excelente salida. ¿estoy en lo cierto?

Sí, la música de Hercules tiene sentido con mi historia musical y al mismo tiempo me empuja por nuevos caminos. No podría ser más feliz.

¿Todavía escuchas hip  hop?

El panorama del hip hop se ha ampliado mucho en estas dos últimas décadas así que sí, todavía escucho hip hop, aunque no del comercial.

Entrevista cortesía de Alberto Rahim. Fotos: Edith Valle.


0 comentarios:

Publicar un comentario