sábado, 27 de noviembre de 2010

[Mixtape 006] Moulinex: Club Lonely


"Las canciones divertidas están bien, pero un toque de melancolía siempre es bienvenido. Lo mismo con el volumen: necesitas estar parado para sentir el ruido y necesitas estar triste para sentirte al rato contento.
Unos cuantos regalos: un track inédito del próximo EP en Gomma, y un lanzamiento inminente en Discotexas. Siempre quise usar el acapella Club Lonely de Lil Louis en un mix y aquí conseguí enlazarlo: el LoFi Odissey de Mode sacado de los baúles de la gente de In Flagranti. Si paráis la oreja escucharéis también el nuevo single de The Glimmers también en Gomma, el cual es alucinante, junto al nuevo remix de Lorenz Rhodes para Yelle, un nuevo Tensnake, Black Van, Loin Brothers... todo gemas. Además: dos producciones de Nile Rodgers de Chic (el Why de Carly Simon y el Let's Dance de Bowie). Nile Rodgers y Bernard Edwards son dos de mis intérpretes, productores y escritores favoritos."


 'Club Lonely' Mixtape by Moullinex 


Tracklist
Mode: Lo-Fi Odyssey [Codek]
Lil Louis: Club Lonely (I'm On The Guest List Mix) [FFRR]
Carly Simon: Why [Mirage]
Blamma! Blamma!: Beyond 17 [Walls Have Ears]
Count Jackula: Slowburner [Discotexas]
Moullinex: Tear Club [Gomma]
Yeasayer: Madder Red (Munk Remix) [Secretly Canadian]
Voodoo Chilli: Love Songs [Cheaper Thrills]
Dimitri from Tokyo: Under a Silious Moonright [Hands Of Time]
Xinobi: Japanese (Lazydisco Remix) [Discotexas]
Scissor Sisters: Any Which Way (Tensnake Remix) [Polydor]
Glimmers: Whomp That Sucker [Gomma]
Yelle: La Musique (Lorenz Rhode Remix) [Kitsuné]
Boys Noize: Yeah [Boysnoize]
The Glass: Four Four Letter (Black Van Remix) [Plant Music]
Loin Brothers: Garden of Vargulf (Acid Re-rub) [Future Classic]


martes, 23 de noviembre de 2010

Un clásico. Suburban Knight - The Art Of Stalking (1990)


Esta semana sale a la venta vía Rush Hour un maxi con cuatro temas, una simple reedición en vinilo, de Derrick May. Relics: A Transmat Compilation saltó a las calles en 1992 bajo el paraguas de Transmat y se agotó en un plis plas, dejando paso a una cantidad de prensajes falsos y de baja calidad casi siempre, si bien el sello italiano Buzz se llevó la palma con una colección de 27 canciones empaquetadas en un cd (también vinilo) lleno de interludios y snippets bien cortitos que guarda en cierta manera algún parecido con el orden y estructura de la piedra angular: Innovator. Bien, ese vinilo incluía una ristra de hits que conviene recordar; Carl Craig con la chaqueta Psyche, el mismo May con varios alias, Darryl Wynn, Jay Denham... fue, junto a The Final Frontier, el disco que despertó mi hambre de techno y que a la postre me llevaría a adquirir medio catálogo de Axis, Transmat o UR fulgurantemente. Por aquél entonces, sin más internet que un triste módem 28k, sin tiendas a las que acudir, sin prensa especializada, servidor no disponía acceso a todos los doce pulgadas que le hubieran gustado acaparar, así me uno se acercaba a los recopilatorios con cierta pasión y desconocimiento, si podía engullir más, mejor. En ese disco estaba este track.



James Pennington es posiblemente algo menos popular que May, Atkins y toda la tropa fundadora de la motor city pero su impronta ya estaba presente en Big Fun de Inner City, de hecho, sus primeras grabaciones datan de 1986 por lo que habría que considerarle siempre un primera espada. Mentor de Mike Banks, trabajó codo con codo con los más grandes, Eddie 'Flashin' Fowlkes, Juan Atkins y la troupe de Underground Resistance al completo, siendo el tour DJ durante unos años.

The Art Of Stalking aguanta el tipo en todo lo alto del pedestal en el que estaba tras dos décadas. Alinearlo cerca de Rhythm Is Rhythm no sería mala idea ya que comparte gran cantidad de recursos que también el autor de Strings Of Life calza de fábrica. Un diálogo de primera con robots en un futuro no muy lejano, donde el funk negroide se impone por KO técnico, mandando un mensaje de fuerza y oscuridad sin dubitar ni un solo milímetro. Un maxi que todavía puedes recuperar del mercado de segunda mano a precios asequibles.

Descarga
Suburban Knight: The Art Of Stalking (192kbps, 7.78MB)

sábado, 20 de noviembre de 2010

Sacha Distel - Le Bateau Blanc (Cosmo Vitelli Edit)


Desde aquellos Cliché Breaks (2008) le había perdido la pista por completo a Cosmo Vitelli. No pasa nada por reconocerlo. Tampoco es que fuera un fan declarado, pero nunca me pareció mal productor. Es más, siempre me mereció mis mayores respetos; un tipo que utiliza como nickname el de un personaje del film Killing Of a Chinese Bookie de John Cassavettes, interpretado magistralmente por Ben Gazzara, me tiene ganado de antemano. El caso es que hace unos días un puñado de edits del francés saltaron al ciberespacio vía Soundcloud de los cuales he elegido este para ilustrar el post. Junto al edit les dejo el vídeo, dudo que ahora mismo alguien pudiera grabar algo con tantos niños alrededor y salir impune: las miradas que el galán francés les lanza son para echarse a temblar. Estuve buscando información acerca del productor del track original pero me ha sido imposible cazar al vuelo algún dato de mínima fiabilidad. Si alguno de los 'visitantes' tiene información al respecto que hable ahora o calle para siempre. El track está en descarga gratuita por cortesía del señor Vitelli.




 Sacha Distel - Le Bateau Blanc (Cosmo Vitelli Edit) by Cosmo Vitelli

jueves, 18 de noviembre de 2010

Bjørke & Barfod: Superbacon / Cauliflower (Mirau, 2010)


La gente de Mirau, sello interesantísimo co-dirigido por Tensnake, siguen levantando la voz referencia a referencia afianzando su posición en un mercado de permeabilidad cada vez más cerrada. No estoy diciendo que sacar un disco sea algo muy complicado -dejando aparte el dinero-, pero es evidente que cada año que pasa los problemas son mayores para sellos, distribuidoras e incluso compradores potenciales de vinilo que no encuentran un lugar donde saciarse adecuadamente. Es por eso que hay que darle valor a alguien que arranca un sello y consigue darse la razón con cada lanzamiento sin pensar en el flagelamiento que acompaña a muchos en el viaje. Pienso también en los chicos de Hivern, que tan buen trabajo hacen desde Barcelona, casos parecidos en distintas habitaciones de la estancia.
Con 10 referencias se podría decir que ya estás afianzado, aquí ya andamos por la 12. Su cuidada y minimalista imagen en tonos blanco/negro con los preciosos dibujos entra por la vista. Por si fuera poco tienen hasta su lema: "not mass but class".

Superbacon (Bjørke & Barfod) at Roskilde Festival 2010 from Kasper Bjørke


Hablemos ya del contenido. Tras el subidón que me causó el anterior maxi de Erdbeerschnitzel y su To An End -con ese pedazo de remix de Tuff City Kids-, referencia 11 del sello de Hamburgo, llega este serio trallazo con resgusto trancero y carcasa discoide del dúo de dj's residentes en Copenhague. Creo que ni Barfod ni Bjorke necesitan presentación, si acaso habría que recordar que Barfod forma parte de Who Made Who, dúo-franquicia del sello alemán Gomma. Del maxi me quedo con la B; Cauliflower encaja bien con adjetivos como detroit, techno, house y progresivo. El remix de Runaway, de los que hablé recientemente aquí mismo, añade más guarrerío al resultado final. Su sonido es el que marcan sus cajas de ritmos que ya se están convirtiendo en inconfundibles para los amantes del house de filiación más sucia. El track que cubre la cara A entera, Superbacon, es un "big room filler". Habrá que seguirles la pista.



Enlaces


martes, 16 de noviembre de 2010

Ivan Smagghe: Resident Advisor podcast 228


No soy muy partidario de sesiones enlatadas. Mucha de la magia que podemos encontrar en un set hay que paladearla en directo y bajo la oscuridad del techo de un club, notar el crujir de la música en tus cajas torácicas es una parte fundamental del "clubber", sobretodo cuando hablamos de territorios de palpable tensión. Dicho esto, si veo alguna cosa que me guste la iré subiendo al blog. A pesar de mis reticencias, cada año hay alguna cosita que me reclama mis sentidos; este año le he hincado el diente a esta especie de procesión pentecostal del francés Ivan Smagghe, ese hombre que tan bien conjuga a su antojo los beats más oscuros del mejor techno con la más densa y mejor guardada EBM y las 303 que solo él sabe como colocar en forma de eclécticos bocaditos. 
Navegando en un contínuo cratediggin' por la vida, Smagghe ofrece todavía margen de mejora, como el paso del tiempo me viene mostrando. Cada año que le escucho algo me parece mejor al anterior. Este podcast para Resident Advisor es una lección de cómo se pueden hacer las cosas de un modo especial sin acabar recurriendo a los mismos tics de siempre, ya desde la misteriosa intro, la sesión, terrorífica en la más absoluta penumbra, espectacular cuanto más se tensa y fría como el hielo justo cuando entramos en combustión, es la clásica machada de un señor que merece estar en un hipotético podio de los mejores pinchadiscos de la última década. El solo hecho de haber colado a su antojo el Lips So Sweet, los años dorados de Teknotika (¡ay!), ya es motivo de babeo incontrolable para el abajo firmante. Debilidades y certezas.

Pueden leer la entrevista que concedió para la ocasión aquí.

  RA PODCAST 228-SMAGGHE-11-10-2010 by ivan smagghe  

Tracklist
Populette - Populace - Throne Of Blood
Metope - From Druida - Beachcoma
Chloe - One in Other (Acapella) - Kill The Dj
Death In Vegas - Reigen - Virgin
Cass & Mangan - 808 Matters (Play Late Mix) - Tsuba
Chloe - One in Other (Alex Smoke remix) - Kill The DJ
Superpitcher - Rabbits in a Hurry (It's A Fine Line remix)- Kompakt
Console - Suck and Run (Flight Mix) - Virgin
The Soft Pink Truth - Confession (Nervous Gender) - Soundslike
The Customers - Furious - Elektro Music Dept
Mr Mageeka - Different Lekstrix - Numbers
Melody Boy 2000 - Soundstealer - Dum
Kxp - 18 Hours of Love (Optimo Espcacio remix) - Smalltown Supersound
Jellphonic feat. Zacky Force Funk - 100 Snakes - Clone Crown Ltd
Gigi Galaxy - Lips So Sweet - Teknotika
Exotica Maximus - Paint It Black - Mvm
Quad Throw Salchow - The Unwanted Guest - Tummy Touch


sábado, 13 de noviembre de 2010

The Popular People's Front: Stealing Is Believing (2010)


Hoy me ha llegado una copia de este 12". ¿Y qué decir? Solo que estoy contento, es una buena compra: me ha alegrado el día. Es harto complicado desprecintar un maxi con cuatro cortes originales, sin remixes ni reworks ni leches y que todos tengan su chicha. Se complementan tan bien que podríamos meter una a la 1 de la madrugada, otra a las 3  y cerrar una sesión con las otras dos del tirón. Bien es cierto que esto es el avance del primer álbum (a la venta en 2011) del trío de Londres, pero no hay que quitarle mérito a una ración tan vigorizante como ésta.

Sigo a Popular People's Front desde que leí "Last Night A DJ Saved my Life" de Bill Brewster, el cual es miembro del trío desde que se dieran a conocer hace un par de años. Brewster ganó popularidad con el imprescindible site djhistory.com, la biblia -en este caso el Torá- en verso del DJ moderno. Le acompaña Chris Dunckenfield, un tipo al que ví pinchar hace algunos años en Valencia y que me dejó algo frío en su momento pero al que hay que dar el valor que merece como músico. Sus hazañas deephouseras tras Swag marcaron a muchos conocidos amantes de las profundidades durante los años 90. El tercero tras Popular People's Front es el ubicuo Leo Zero, puede que uno de los culos más inquietos en las islas británicas ahora mismo. Acaba de lanzar un recopilatorio de sus últimos edits que puedes pillarte en exclusiva en Phonica y otra compilación para Strut, en otra onda pero igualmente recomendable. Además es el responsable del artwork que puedes ver en la pequeña foto de la derecha. Si no conoces al personaje date una vuelta por su web.

Del 12 pulgadas se puede sacar brillo sin apenas gamuzas. Abre Muggermix; funky bassline del ala con unos bongos y un toque deep-espacial que le va como anillo al dedo. Sigue el maxi con Sporty Gal; funk gomoso a medio camino entre el house más primario y el disco clasicote, permeable y poroso, de absorción tan sencilla como una aspirina, muy de cuando la gente empieza a llenarte el local. Italian Model (pre-escucha) es la más single de las cuatro, sintes cálidos y un aire italo que dejan el track perfectamente niquelado. En The Baker's Front el aire italo se enrarece tras otro bajo funkoide ochentero. Un maxi muy chulo y que me deja con ganas de escuchar el largo al completo. Solo quedan unos meses.



jueves, 11 de noviembre de 2010

[Mixtape 005]: Karriem pres. Psych Turkish Funk Pt.1


Refrescante mixtape del productor y DJ alemán de procedencia turca Kabus Karriem que profundiza en el funk psicodélico de sangre persa y que encontré por casualidad  tras hacerme con el disco recopilatorio "Turkish Freakout". Merece una escucha.


Tracklist
1. Intro - Kadir Inanir: Deli Kader Ulenn
2. Kamuran Akkor: Ikimiz Bir Fidaniz
3. Rana & Selkuz Alagöz: Gel Yanima Gel
4. Esin Afsar: Zühtü
5. Gökçen Kaynatan: Pencerenin Perdesini
6. Zafer Dilek: Dilo Dilo Orkestrasi
7. Timur Selzuk Orkestrasi: Trafik
8. Beybonlar: Nenni
9. Aksu Orkestrasi: Bermuda, Seytan, Üçgeni
10. Alamooga Esinlenmer: Dök Zülüfnü
11. Mustafa Özkent Orkestrasi: Emmioglu
12. Özdemir Erdogan: Alamanya 'Ya Giderim
13. Alamooga Esinlenmer: Mevlana Böyle Dedi
14. Osman Ismen Orkestrasi: Ürküdardan Diskotege Giderken
15. Ersen & Dadaslar: Yedin Beni
16. Outro - Cünet Arkin: Döverim Ulenn





lunes, 8 de noviembre de 2010

Keine Ahnung: Plastik (East West, 1984)


Alemania en los 80 debió ser un país maravilloso en el que vivir. Tras toda la invasión y segregación kraut y la posterior incomprensión tecnológica de los primeros años de la electrónica popular, que sirvieron como quitamiedos al público rockero, vinieron desvaríos musicales altamente recomendables. Hablo, como no, de la neue deutsche welle; un paraíso donde la libertad, un trampolín hacia la fama (Nena, Falco, Trio, Nina Hagen...), en forma de new-wave campaba a sus anchas auspiciada por la gran creatividad que inundó el país. Después vendrían el Frankfurt beat, el techno de Colonia y otros tantos. Todos con momentos interesantísimos aunque me atrevería a decir que ninguno con la capacidad que tuvo la NDW para disparar balas en forma de punk cavernícola, techno en pañales o sacar -manifiesto mediante- líderes de opinión underground que siguen siendo referencias magnánimas de independencia. Hablo de Einstuerzende Neubauten. Siguiendo con la actualidad, también hay que estar al loro con la vuelta de DAF a los escenarios.

Keine Ahnung en directo (1983)


Entre tanto grupo mítico y vaivenes de géneros, hoy quiero destacar una canción que me obsesionó durante algunos años y que si se tercia cae de vez en cuando. Un potente single con una trepidante caja de ritmos y melodía semi-gótica que me turbó en mis años "industriales" de adolescente.
Keine Ahnung, traducido algo así como "no tengo ni idea", grabaron su primer LP, el que incluye esta canción, en dos días. Plastik traspasó fronteras rápidamente y fue licenciada por East West, subsello de Cherry Red a los pocos meses. Beneficiados por el momento -DAF y Tuxedomoon son las influencias- grabarían dos LP's en 6 años, uno de los cuales nunca vio la luz y desaparecieron del mapa hasta 1995, año en el que se juntan y regraban el primer álbum para los nuevos fans que la banda adquiere tocando por centroeuropa. El maxi tiene tres versiones: una radio edit y dos extended en inglés y alemán. Un hitazo del 15 que bien merece una reedición.



Como curiosidad final cabe reseñar que el miembro fundador de Keine Ahnung, Hermann Kopp, fue el compositor tras la banda sonora de la peli gore Nekromantik así como en su flojita secuela.

Download

viernes, 5 de noviembre de 2010

Ron "Parte" Hardy


En la búsqueda de una analogía en el rock y sus piques entre líderes egocéntricos a partir de los años 60, no sería nada descabellado colocar a Frankie Knuckless al lado de la estatuilla de John Lennon para acabar diciendo que Ron Hardy tenía un aura de estrella rockera que Mick Jagger alcanzó a representar. Necesario de pies a cabeza para entender las pisadas firmes sobre las que se cimentó el house (en estado embrionario cuando daba sus primeras zancadas) que asomaba en los clubes americanos, sólo algunos pocos elegidos más merecen tantas reverencias en estas tres décadas de progresivas mutaciones musicales en la dancemusic. Hardy fue, casi inconscientemente, un innovador, con una carrera corta e intensa pinchando en el seminal Music Box, club nodriza donde probaba sus experimentos caseros, cintas reel-to-reel y testpressings que en sus manos eran cócteles molotov lanzados ante una enloquecida audiencia que vivía la evolución de la música de baile en el momento y lugar adecuados. Nada me hubiera gustado más que estar ahí. Esos hechos fueron claves en la posterior evolución del house, tanto para bien como para -si lo hubo- mal.

La técnica de Hardy, a kilómetros de las mejores durante finales de los 70, mejor ya entrados los 80 -nunca sin demasiada destreza tras los platos- fue forjada en el mítico Warehouse (posteriormente, tras la llamada del dinero ya rebautizado a Music Box) y se basaba principalmente en alargar los tracks en vivo con dos platos y un reel-to-reel que muchas veces utilizaba simplemente con la tecla de pause, dando algo menos de importancia al mixing ( se trataba de mezclas casi siempre cortas, bruscas, a veces descuadradas), pastichear con géneros basándose en la pura (como tiene que ser) intuición -soul, Philly, funk, disco, italo, Chicago house, new wave, incluso rock- y acelerar los beats. Así lo cuenta Derrick May: "una vez ví a Ron Hardy pinchado Stevie Wonder con el pitch al máximo(+8), ¡sonaba terriblemente rápido!". Años más tarde declararía que Hardy es el mejor DJ al que ha visto en su larga carrera como profesional.

El Hardy músico y las comparaciones

A continuación una de las muchas ratonerías con las que Hardy experimentaba en vivo y que le proporcionaron la reputación de músico de cabina; un "backwards", pinchar un disco marcha atrás; pocos segundos pasado el minuto tres, un extraño ruido invade el piano rhodes de Is It All Over My Face de Loose Joints. Está por ver si  la mezcla proviene de un plato o de las reel-to-reel a pesar de que todo apunta a lo segundo.



Escuchando sus sets se aprecian variantes en el mixing que ni Larry Levan o Frankie Knuckles, su principal competidor en la carrera house, dominaban; ecualización tirando a radical con frecuentes cortes de graves y subidas de agudos, inserciones magnetofónicas y constantes cambios de registro estilístico, el contrapunto a la dicotomía philly-disco de las discotecas de ambiente a mediados de los años 80. Según cuentan las crónicas de la época, Ron Hardy transmitía una energía que deslumbraba a quien le rodeaba. No muy lejos de allí, Knuckles meneaba al personal en el Power Plant, club de su propiedad que él mismo inaguraría.

Chez Damier contextualiza la diferencia entre el público de Knuckles en el Power Plant y el de Hardy en el Music Box: "Esencialmente era un tema de clases sociales: el Music Box era como la versión ghetto de la fiesta. Era muy macarra y había menos público gay que en el Power Plant. Los chavales terminaban todos sin camiseta gritando a lo loco o en un rincón tirados, a veces era incluso desagradable, pero me encantaba. Ese era el equilibrio. Teníamos Music Box una noche y Power Plant a la siguiente, eran grandes tiempos para salir a bailar." Las comparaciones con Larry Levan también son frecuentes: los dos de color, gays y pinchadiscos con gran energía y explosividad. Marshall Jefferson, el mejor productor de la época para la mayoría, apuntilla: "cuando vi por primera vez a Larry Levan en acción no me impresionó nada porque antes ya había visto a Ron. Nadie podía compararse con Ron, su actitud, su entrega... era alucinante".

Este delicioso edit, en sus manos y dentro de la cabina se convertía en una marcianada. La voz de Patti Labelle alcanzaba una velocidad endiablada que junto a los empalmes reel-to-reel podía transmitir esa sensación que llegaría a ser familiar algunos años más tarde: los loops techno. A partir del minuto 3:

Algunas de estas mezclas en vivo fueron empaquetadas entre 2005 y 2009 en unos bootlegs de prensaje limitado y sonido bastante regulero en el sello arrancado por Bill, hermano de Ron: Partehardy. La mayoría de referencias se agotaron en semanas aunque si buscan bien encontrarán stocks sobrantes en Boomkat, Phonica o Picadilly Records. Existe un cd-r que recopila los 12 pulgadas, igualmente difícil de encontrar.

La germinación de Acid Tracks

11:17 minutos de gloria
Marshall Jefferson tiene recuerdos medianamente nítidos de esos años: "Ron pinchaba cosas como el It's My Life de Talk Talk, el Walk The Dog de Laurie Anderson (cara b de Superman), Benny Goodman, ABC, Eurythmics y todo eso. Frankie (Knuckles) nunca lo hubiera hecho, era incapaz. No salía de la parte negra de la disco-music, pero Ron sí se atrevía, y a velocidades altísimas, era un genio".


Hardy estuvo de residente en el Music Box entre 1982 y 1986, año tras el cual empezó a apartarse progresivamente de las cabinas pinchando solamente cuando su salud se lo permitía. Un año más tarde, Spanky y DJ Pierre lanzan uno de los grandes singles del acid house bajo el nombre de Phuture, famosa en todos los clubes como Acid Tracks, en todos menos en uno; en el Music Box, tras las probaturas dentro de la cabina, se la conocía por Ron Hardy's Acid Track. Cuando Hardy empezó a pincharla nació el famoso "jack", que no es sino una forma espasmódica de baile -atrás, adelante, atrás, adelante en movimientos descontrolados- que acompaña al acidhouse y que llenaba cada noche el Music Box de chavales dispuestos a danzar frenéticamente.

Larry Sherman, The Traxman
Cuando Hardy recibió la demo de Acid Tracks y la pinchó por primera vez la pista se vació, tras lo cual llegaría a ejecutarla tres veces más en esa misma noche: "La primera vez que Ron la pinchó, la gente en la pista no sabía cómo actuar" comenta Spanky. "La segunda vez que la puso empezaron a moverse, y justo a la tercera la gente empezó a gritar de forma descontrolada". "Knuckles jamás la hubiera pinchado, no tenía agallas pero sí un estatus que defender" apuntilla Pierre. Y es que es por todos conocido que Frankie Knuckles tomaba pocos riesgos en cabina, siguiendo la linealidad del house más espititual, lo que algunos critican duramente pasados 25 años. Es justamente por cosas como esa, además de factores que alteraban lo que ahora conocemos como el proceso de acceso a la industria, que Hardy tenía a todos los músicos al lado de la cabina con demos exclusivas. Era mucho más fácil llevar una demo al Music Box que acceder a una compañía discográfica: Hardy la pinchaba con el músico delante, a distintas horas si hacía falta, así tanto el músico como el pinchadiscos procesaban la información al momento. Era, sin duda, un plan perfecto. 

La versión final de Acid Tracks no tuvo mucho que ver con la que estuvo un mes seguido sonando en el Music Box. Se redujeron los BPM de 126 a 120 ya bajo la tutela en la producción de Marshall Jefferson, que, en un momento en el que salían técnicos, dj's y productores de debajo de las piedras, se convirtió en probablemente el mejor y más reputado productor de toda la ciudad de Chicago. "Le empecé a pasar cintas de chavales de Chicago; una vez le dí en mano 15 cintas experimentales de Sleezy D, ¡las pinchó todas la misma noche!" comenta Jefferson en una entrevista reciente. "Frankie nunca hubiera cogido esas cintas. Él intentaba mantener un estatus basado en la calidad, lo que implicaba pocas tomas de riesgos. Irremediablemente cogieron caminos distintos". Acid Tracks fue finalmente prensado en la única fábrica de vinilos de Chicago, propiedad de Larry Sherman, el mismo hombre tras Trax Records que nada tenía que ver a la discográfica de la acera de enfrente. La rivalidad entre Trax y DJ International era parecida a la que mantenían Hardy y Knuckles. Lo que DJ International rechazaba solía acabar en manos de Sherman, que, si daba el visto bueno, era publicado a las pocas semanas. Y así discurrían los días.

El Music Box

Se trataba de una sala larga y estrecha, pintada completamente de negro, con solo un par de luces estroboscópicas y unas condiciones espectaculares para escuchar música a alto volumen. Hardy modeló el soundsystem a su antojo, dando especial preferencia a los graves y los agudos, a los que tanto le gustaba exprimir.

Volvamos al backwards del vídeo. Chip E habla con claridad: "Ron montó el reel-to-reel en la cabina y al poco tiempo empezó a violar los códigos del deejaying: le pasé el It's House y empezó a pincharla del revés. Todo el mundo enloqueció. Recuerdo que la gente iba a las tiendas de discos y pedía la versión backwards del tema, que claro, no existía". Todo eso, unido a su adicción a la heroína hicieron mella en sus sesiones. Hardy, debido al estado mental que le causaba la droga, empezó a acelerar los beats hasta extremos insospechados, subiendo el pitch de los platos hasta +6, +7 e incluso pinchando al límite de velocidad permitida por un Technics 1210: +8. 

Adonis remata: "En mi vida he escuchado un soundsystem mejor que el que montó Hardy en el Music Box. Tenía un control absoluto del sonido, creo que ahí dentro sonaba surround antes del surround. Podías acercarte a mitad de invierno y parecía que estabas en el mismísimo infierno [...] el calor era terrible, los chavales iban por ahí sin camiseta como si nada. Ron estaba en cabina rodeado de gente que coreaba su nombre, todo el mundo le adoraba, ¡tengo las cintas que lo prueban!". Y sigue; "Cuando Ron pinchaba, lo hacía para llevarte a alguna parte, no ponía el disco que todo el mundo quería escuchar. Ni tan solo pinchaba por dinero, para él era una forma de vida, puro arte...". Música a todo trapo y con buen sonido, experimentación, talento y ganas de romper tabúes, una escena en efervescencia junto a un tipo de público liberado y preparado para abrir tantas puertas como sea necesario. Parece una utopía pero ocurrió.

Clave en el paso en falso de la música disco hacia el house en su faceta más experimental, decisivo en la introducción masiva del acid en los Estados Unidos y por extensión a todo el globo, Ron Hardy falleció en 1991 sin haber concedido nunca una entrevista a un medio de comunicación (ignoro si alguien lo intentó). Casi 20 años después de su muerte, su estatus de estrella no para de crecer. A lo mejor esa analogía del primer párrafo no tuvo que ser con Mick Jagger, sino más bien con la figura opaca y talentosa de Ian Curtis o la destructiva e inflexiva silueta de Johnny Rotten.

Enlaces
Entrevista con Larry Sherman (PDF, 1989, ing.)

Descargas

Nota: todas las declaraciones están extraídas del fanzine Faith y de los libros Last Night a DJ Saved My Life: The History of the Disc Jockey, de Bil Brewster y Frank Broughton, The Record Players: DJ Revolutionaries de Bill BrewsterTurn The Beat Around de Peter Shapiro, los cuales de paso, os recomiendo. Así mismo, algunas de ellas están incluidas en libreto interior de Acid: Can You Jack, publicado por Soul Jazz en 2005.


martes, 2 de noviembre de 2010

The Jellies: Jive Baby On A Saturday Night


Imagino que son pocos los que conocen la bizarra y perdedora historia de The Jellies, grupo inspirado por Talking Heads, B52's y demás bandas de la era de gran caudal de la new-wave que tan solo pudo grabar este single. El fracaso de todo lo que rodeó la edición y distribución del 7 pulgadas es una curiosa historia que el blog WMFU contó detalladamente hace un par de años (antes incluso de esta reciente reedición) y que trataré de resumir brevemente. El siete pulgadas se ha transformado en un precioso doce plagado de extras bajo el inconfundible savoir-faire del sello inglés Trunk que tanto nos gusta en el blog. Siguen quedando copias en stock en su tienda online.



Única foto que existe del grupo (1981)
Nos trasladamos a 1980: dos estudiantes recién graduados en Cambridge juntan el dinero que ganaron trabajando un verano entero para autoeditarse un single. En navidad de ese mismo año, tras meses ensayando versiones en su garaje, plasman sus ideas y prensan 1000 copias en su sello, Jelly Records, creado especialmente para la ocasión. Es curioso que ya en esos momentos nadie apostara por ellos. El desastre asoma por la puerta a las pocas semanas, ya que a pesar de tener el apoyo de ilustres como John Peel, que radia la canción en su programa no pocas veces, no logran vender más de 30 copias, ¡15 según algunas fuentes!. El resto de acetatos acabaron en vertederos de la zona de Cambridge. La historia de un fracaso artístico que ahora se dignifica, aunque seguro que a ellos les han entrado las risas. Sigan leyendo.

Descrito por los mismos músicos como "minimal-disco", el single es un magnífico cruce entre el rock minimalista sixties de The Monks y el disco-not-disco de Connie Case o Konk. La notoriedad masiva vino las yemas de los dedos de la leyenda de las juventudes sónicas Thurston Moore, que, después de encontrar un 7" perdido en una tienda lo pinchó ¡diez! veces seguidas en una fiesta durante el invierno de 1997. El maxi va con versión original, radio edit y tres remezclas contemporáneas, respetuosas y suficientemente dignas como para desembolsar las menos de 5 libras que cuesta el 12 pulgadas. Adelante.