jueves, 2 de diciembre de 2010

La cara oculta de Roberta Flack


Llegado un cierto momento de la vida todos necesitamos pequeñas transformaciones oxigenantes que renueven nuestras células y nos den el empuje suficiente. Algunas vienen forzadas a veces por desestructuraciones inconscientes tras un batacazo emocional, otras son simples reorientaciones mentales que cada cierto tiempo nuestros pequeños diablitos ordenan para salir adelante en situaciones de estancamiento. No estoy hablando de los yogures milagrosos que se anuncian en tv. A mí me aburre la repetición sistemática de algunas cosas de mi vida pero no puedo huir de la mayoría de ellas. En otras cosas sí puedo: elijo dónde y como quiero hacerlas. Imagino que Roberta Flack tuvo una llamada interior, quizá fuera exterior -su productor, su mánager, su marido-, y dio un giro a su carrera orientándola hacia el polo sur tras haber estado andando por el polo opuesto. Si no que alguien me explique como una señora que ha pasado 20 años de su vida grabando baladas smooth jazz, artísticamente de calado menor a pesar del éxito comercial, se arranca con este 12" de remixes. A su favor hay que decir muchas cosas también; giró años con Miles Davis y su voz es de calibre ancho. Muy ancho.

La canción original, producción del ubicuo superventas Quincy Jones, no es nada del otro mundo y tampoco es que yo sea un gran seguidor del garage house. Como esas había a patadas en esos años ochenta. Puede que el maxi tampoco sea la panacea -flojo Arhur Baker-, pero el remix de Steve Silk Hurley me parece brillante. Les dejo la descarga y pre-escucha.



Roberta Flack: Uh Uh Ooh Ohh Look Out (Steve Silk Hurley's House Mix)

0 comentarios:

Publicar un comentario